French, Spanish, German, Arab

Las comparaciones en los últimos tiempos entre la revolución de Egipto y otras abundan y son instructivas. Se ensayan dos escenarios distintos para el período posterior a la revolución, dice Eric Walberg

La revolución de Egipto está considerada como un nuevo desarrollo sorprendente, el resultado de la era de Internet. Pero en realidad es un escenario revolucionario tradicional predicho por Karl Marx a mediados del siglo XIX – una protesta desesperada contra la pobreza que proviene de un capitalismo depredador. Su relación con el derrocamiento de regímenes autoritarios en Europa del Este y Rusia en la década de 1990, asumiendo la imagen del puño cerrado del grupo serbio Orpor, es algo superficial. Una comparación más acertada en términos económicos sería con Filipinas, también un país donde la población campesina representa una parte muy importante de la población.

Eric Walberg afferma che non è Israele, sostenuto dai lontani Stati Uniti, ad aver ereditato il ruolo ottomano dell’egemonia in Medio Oriente, bensì Turchia ed Egitto in combinazione fra loro.

Mentre la rivoluzione egiziana ha riguardato soprattutto questioni interne – sostentamento, corruzione e repressione – i suoi effetti più immediati sono stati internazionali. Da molto tempo l’Egitto non era stato così importante nella regione, sia per gli amici che per i nemici. Almeno 13 dei 22 paesi della Lega Araba sono ora interessati: Algeria, Bahrain, Gibuti, Egitto, Iraq, Giordania, Libia, Mauritania, Marocco, Sudan, Siria, Tunisia e Yemen.

Hay un proverbio ruso que dice: sólo un tonto aprende de sus propios errores. El Ministro de Asuntos Exteriores de Georgia ha visitado a su homólogo egipcio, pues hay lecciones que Egipto puede aprender de otras revoluciones similares en Europa Oriental y en la ex Unión Soviética, señala Eric Walberg.

Un elemento fundamental en la revolución de Egipto fue la labor de un pequeño grupo de activistas serbios, Otpor (Resistencia), que utilizando unas tácticas no violentas a finales de 1990, logró con éxito derrocar al presidente serbio Slobodan Milosevic en el año 2000. La juventud egipcia del Movimiento Juvenil 6 de abril incluso ha adoptado el símbolo del puño cerrado, con el que apareció Otpor más de una vez en los titulares y en las pantallas de televisión.

Mientras que la revolución de Egipto estalló por la situación interna – el pan y la mantequilla, la corrupción, la represión-, sus efectos más inmediatos se notan a nivel internacional. Hacía mucho tiempo que Egipto no resurgía con tanta importancia en la región, tanto para los amigos como para los enemigos. Al menos 13 de los 22 países de la Liga Árabe sufren las consecuencias: Argelia, Bahrein, Djibouti, Egipto, Iraq, Jordania, Libia, Mauritania, Marruecos, Sudán, Siria, Túnez y Yemen.

Pero donde más resonancia ha tenido ha sido en Israel. No existe precedente para un vecino asertivo y democrático. Excepto Turquía.

Dos vídeo-canciones han cautivado el corazón de los egipcios, una forma de unir a la gente en esta euforia agridulce en estos momentos mágicos de la historia

Purchase Eric Walberg's Books



Eric's latest book The Canada Israel Nexus is available here http://www.claritypress.com/WalbergIV.html