El Boicot, las desinversiones y sanciones contra Israel (BDS) es una espada de doble filo: alivia el hambre a los habitantes de Gaza y la trae al ocupante, señala Eric Walberg

Fue hace dos años, un 27 de diciembre, cuando Israel invadió Gaza, perpetrando asesinatos y caos durante 22 días, matando a 1400 personas y dejando a 5400 civiles mutilados para siempre. Desde entonces ha continuado con el bloqueo al millón y medio de habitantes de Gaza, causando cientos de innecesarias muertes. Sus acciones han sido consideradas crímenes de guerra por Informe Goldstone de la ONU.

Israel sigue actuando con impunidad, ocultándose tas las faldas de los lobbies de los Estados unidos, que ejercen incesante presión sobre los diputados, senadores y el presidente, evitando así cualquier condena de sus crímenes.

Pero su tentativa de intimidar a los palestinos ha fracasado. En lo que Israel ha tenido éxito es en confirmar, sin lugar a dudas, millones de personas lo confirman en todo el mundo, que su orden del día es racista e inhumano

Los últimos años han sido testigos de un despertar de ciudadanos de todo el mundo ante la difícil situación de los valientes habitantes de Gaza. Más de un docena de convoyes y flotillas, incluyendo los barcos de Free Gaza que han roto el asedio en cinco ocasiones, la Gaza Freedom March, la Gaza Freedom Flotilla, en las que personas de todas las religiones y nacionalidades han arriesgado su vida para llevar artículos de primera necesidad a los habitantes de Gaza.

La última, la “Asia to Gaza Solidarity Caravan”, la primera que procede del sur del Ecuador, representa a 18 países. Llegó a Turquía la semana pasada desde la India, pasando a través de Pakistán e Irán. Tiene prevista su pacífica “invasión” de Gaza coincidiendo con el aniversario del Día de la Infamia de Israel.

Estos esfuerzos para llevar el alivio a los habitantes de Gaza son esenciales, pero no suficientes. Puede concebirse como positiva la táctica de esta guerra pacífica de los palestinos y de los hombres de buena voluntad contra el apartheid israelí. Esta guerra se hace en nombre del Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel (BDS). Los objetivos de la guerra es la sanción contra Israel, tanto política como económicamente, a fin de poner fin al asedio y lograr una paz justa para los palestinos.

Desde el punto de vista político, el BDS ha ayudado a que los Gobiernos legitimen Palestina, incluso yendo tan lejos como para desligitimar a Israel, habiéndose dado importantes pasos:

Venezuela y Bolivia han roto sus relaciones diplomáticas con Israel después de la invasión de Gaza, y Nicaragua después del ataque a la Flotilla de la Libertad en mayo de 2010.

Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay han reconocido como “Libre e independiente” a Palestina en 2010, con las fronteras existentes en 1967, y haciendo lo mismo Paraguay en primavera.

Noruega y Gran Bretaña han establecido un representante para negociar con la Autoridad Palestina, y otros países piensan hacer lo mismo el próximo año.

La ciudad de Edimburgo ha rechazado la oferta de la compañía francesa Veolia, que intentaba hacerse cargo de determinados servicios públicos, por su complicidad con los crímenes israelíes.

También en Escocia, el consejo de la ciudad de Stirling ha aprobado un boicot global contra la “abierta agresión de Israel y el desprecio por el Derecho Internacional”.

Marrickville, Australia, ciudad hermanada con Belén desde el año 2007, ha votado recientemente apoyar la campaña BDS.

Israel asedia Gaza

BDS hace un llamamiento a todo el mundo para “sitiar al sitiador”, para entorpecer las importaciones y exportaciones de Israel, y con ello ejercer presión para que alcance la paz con sus cautivos. Ha habido otras importantes victorias económicas en este 2010. Otros ejemplos son:

Qatar rompe sus relaciones comerciales con Israel

Cancelación de ofertas por parte de Turquía, Egipto, Reino Unido y Estados del Golfo

Empresas turcas exigen de Israel que firme un documento condenando la masacre israelí en Gaza antes de continuar con las relaciones comerciales, de modo que hombres de negocio israelíes tienen que ocultar su identidad en Turquía.

La empresa japonesa MUJI ha abandonado sus planes de invertir en Israel, gracias a la enorme presión que ejercieron sus ciudadanos de Japón y los de Corea del Sur.

Directrices de la Unión Europea que requieren el etiquetado, indicando el origen de los productos, de modo que permita a los consumidores distinguir entre los producidos por los palestinos y los que proceden de los territorios ocupados.

El fondo de inversiones holandés PFZW ha eliminado a las empresas israelíes de su cartera. Otros importantes fondos de inversiones de Suecia y Noruega han vendido todas sus acciones de las empresas israelíes que participan en la construcción de asentamientos y muros de separación.

La decisión de empresas, como Multilock, a cerrar sus oficinas de la Ribera Occidental, debido a la presión ejercida por organizaciones de Derechos Humanos.

Decenas de organizaciones de BDS de todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, están cantando, y bailando y otro tipo de acciones, delante de las tiendas de productos israelíes, incitando a los gestores y clientes a unirse al boicot.

Sin embargo, el mayor impacto en Israel, irónicamente, ha venido por parte de los atribulados palestinos. La Autoridad Palestina ha considerado ilegal cualquier producto elaborado en los asentamientos que sea vendido en las tiendas de Palestina. El mercado en la Ribera Occidental tiene un valor aproximado de 200 millones de dólares al año para las empresas israelíes, con algunas empresas de venden hasta el 30% de su producción en el mercado palestino. Diecisiete fábricas en Mishor Adumin, en un gran polígono industrial situado entre Jerusalén Oriental y Jericó, han sido cerradas como resultado directo del boicot de la Autoridad Palestina (PA).

Como son 22.000 los palestinos que trabajan en empresas de los asentamientos, la Autoridad Palestina ha establecido un fondo de 50 millones de dólares para disuadir a los palestinos de trabajar en ellos y ayudar a aquellos que pierden sus empleos debido al éxito del BDS.

Mientras que los medios económicos de Israel no realizan un juicio de las deficiencias políticas y morales de Israel, el BDS les fuerza a despertar. El Mercado está advirtiendo sobre el creciente boicot a Israel por parte de empresas de alta tecnología de Europa y Estados Unidos, al descubrir que no pueden invertir en Israel por razones morales. Nehemia Strassler, analista económico de Israel, atacó al primer ministro israelí de Industria, Trabajo y Comercio, Eli Yishai, por no pedir a los militares que “destruyan cien casas de Gaza por cada cohete que cae en Israel”.

“La operación en Gaza hiere la economía. A vista del horror que hemos vivido en la televisión, las palabras pronunciadas por los políticos de Europa y Turquía van en el sentido de cambiar el comportamiento de los consumidores, empresarios y los potenciales inversores, Muchos consumidores europeos están boicoteando en las práctica los productos israelíes. Los intelectuales exigen una guerra económica contra nosotros, que lleve a cabo el boicot por parte de los consumidores”.

El mundo está cambiando ante nuestros ojos. Hace cinco años, el movimiento antiisraelí se limitaba a la extrema izquierda o por parte de los árabes y musulmanes. Ahora la campaña ha entrado en la corriente principal como una alianza de color rojo y verde – la izquierda Musulmana-.

El boicot es un arma especialmente eficaz en contra de Israel porque Israel es un país pequeño, que depende de las importaciones y las exportaciones. El BDS fue también clave para acabar con el régimen del Apartheid en Sudáfrica y está contribuyendo a que los ciudadanos del mundo hagan lo mismo con energía para acabar con el apartheid israelí.

Y todo gracias a la Operación Plomo Fundido de Israel, que nos dejó imágenes en directo de las bombas que Israel lanzaba contra Gaza. Al artista israelí-norteamericano Theordore Bikel, recientemente convertido al BDS, le dijo el legendario Pau Casals, que se negó a actuar en la España fascista, diciendo: “ Mi violonchelo es mi arma, yo elijo dónde toco, cuándo toco, y antes de que yo toque”.

Hay armas mucho más poderosas que la espada.

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/12/28/mas-poderoso-que-la-espada-bds-2010/


Purchase Eric Walberg's Books



Eric's latest book The Canada Israel Nexus is available here http://www.claritypress.com/WalbergIV.html